10 BENEFICIOS PSICOLÓGICOS DEL YOGA: LA IMPORTANCIA DE CONECTAR CUERPO Y MENTE.

"La mente no domina al cuerpo, sino que se convierte en cuerpo.
Cuerpo y mente son una sola cosa."
- CANDANCE PERT

Cuerpo y mente van de la mano, si los dos juntos nos forman ¿por qué nos empeñamos en mantenerlos como dos entes separados? Verlo de esta manera, no tendría sentido... Podemos encontrar muchos estudios que avalan que las emociones tienen gran influencia en el cuerpo y viceversa. De hecho, el dolor emocional es tan real, que hemos visto que activa las mismas áreas cerebrales que cuando el dolor es un dolor físico. El dolor emocional existe, y es tan verdadero como cualquier dolor del cuerpo.


De hecho, las emociones, por norma general, producen sensaciones, y esas sensaciones se entienden a través del cuerpo. ¿Cuántas veces has sentido ese dolor de estómago por nervios? ¿contracturas por preocupaciones? ¿dolor de cabeza tras un disgusto? Las emociones nos hablan, nos mandan mensajes y generalmente lo hacen a través del cuerpo. Sin embargo, si suelo desconectarme de mi y no presto atención a los mensajes que me manda mi cuerpo es imposible que podamos gestionar las emociones.



YA, PERO... ¿Y SI VIVO EN PILOTO AUTOMÁTICO CÓMO CONECTO CON MI CUERPO?

Conectar con nosotros, nuestro cuerpo, nuestras sensaciones y por tanto nuestras emociones no es algo que se haga o no se haga, es algo que se entrena. Entre otras muchas cosas que puedes hacer, hoy quiero hablaros del Yoga.



"Cuando prestas atención, el aburrimiento se vuelve increíblemente interesante."
- JOHN KABAT-ZINN


¿QUÉ ES EL YOGA?

El Yoga es una práctica que permite conectar cuerpo - respiración - mente. Para ello, se utilizan las posturas físicas, acompasadas con la respiración, relajación y meditación.



10 BENEFICIOS PSICOLÓGICOS DEL YOGA:

A la práctica del yoga se le han atribuido beneficios tanto físicos como psíquicos gracias a las posturas, meditación y relajación que se realizan en esta práctica.


Dentro de los beneficios físicos de la misma podemos ver que contribuye a reducir dolores crónicos, se mejora la función inmunológica, promueve la fuerza y resistencia muscular, mejora flexibilidad...


Pero hoy quiero centrarme especialmente en los beneficios psicólogos de este ejercicio, que si bien, no quiero que se entienda como una terapia en si, puede ser una herramienta o recurso a recomendar en terapia psicológica que puede ayudar a muchos pacientes.


1. Reduce el estrés y ansiedad.

El estrés es uno de los problemas más comunes actualmente y, de la mano, esto puede llevarnos a desarrollar ansiedad o depresión. Se ha demostrado que la práctica del yoga reduce la segregación de la hormona principal del estrés, el cortisol.



2. Reduce el riesgo a recaer en episodios de depresión mayor, mejora el humor.

Como resultado de estudios realizados en la Universidad de Duke se concluye que la práctica del yoga aumenta los niveles de serotonina. Este neurotransmisor, entre otras cosas que veremos más adelante, regula el humor. Los niveles bajos de serotonina se asocian a conductas depresivas y obsesivas, por lo que el yoga, aumentando esos niveles de neurotransmisor puede ayudarnos a mejorar nuestro estado de ánimo y prevenir posibles recaídas.


3. Permite el autoconocimiento y la autocompasión.

Al parar, dedicarnos tiempo de autocuidado y permitirnos mirar hacia dentro somos capaces de conocernos mejor. Parte de la práctica del yoga se centra en la meditación, relajación y respiración; se trata de observarnos, sin juzgar, simplemente siendo capaces de ver qué pasa por nuestra mente y cómo nos sentimos sin tener la necesidad inminente de cambiarlo.


4. Mejora la autoaceptación.

Durante la práctica del yoga nos enfrentamos a posturas complicadas, momentos en los que ponemos a prueba nuestra flexibilidad y nuestra mente. Hagamos como lo hagamos está bien, nos enseña a aceptar cómo estamos cada día, ya que cada día es diferente y a saber que lleguemos hasta donde lleguemos, es perfecto.


5. Mejora memoria y atención.

Estudios avalan que la práctica continuada del yoga aumenta la densidad de materia gris en el hipocampo, zona relacionada con el procesamiento de la información. Según ha concluido un estudio de la Universidad de California-Los Ángeles, estas disciplinas pueden ayudar a minimizar los problemas cognitivos y emocionales que preceden al Alzheimer y otras demencias.


6. Mejora la concentración.

Normalmente vamos en piloto automático, estamos rodeados de mil estímulos y no nos damos cuenta, ni prestamos atención a lo que hacemos en casa momento. En yoga, unimos respiración y movimiento, dedicando atención plena a estar presentes en mente y cuerpo lo que supone una muy buena estimulación de nuestra concentración.


7. Mejora el sueño.

Como hemos visto antes, el yoga aumenta los niveles de serotonina. Este neurotransmisor también se ocupa de aumentar la producción de melatonina, hormona que regula los ciclos del sueño. De este modo, podemos decir que el yoga nos ayuda a dormir mejor.


8. Aumenta la satisfacción sexual.

El yoga ayuda a mejorar tu flexibilidad y fortalece los músculos de la pelvis. A esto, podemos unirle que como hemos visto también disminuye los niveles de estrés. Juntando todos estos beneficios, vemos que el yoga también es beneficioso para aumentar la líbido y la vitalidad sexual. Un estudio publicado en The Journal of Sexual Medicine sugiere también que el yoga puede servir para la eyaculación precoz y mejorar la satisfacción sexual.


9. Mejora la tolerancia y flexibilidad cognitiva.

La práctica del yoga nos ayuda a observar sin juzgar, a no observar con expectativas previas, a ser conscientes de nuestros pensamientos, emociones y sensaciones físicas, lo que nos ayuda a ver las cosas desde diferentes perspectivas y relativizar.


10. Previene enfermedades degenerativas.

Diferentes estudios demuestran que el yoga contribuye a aumentar el tamaño de los telómeros, estructuras localizadas en los extremos de los cromosomas que están directamente relacionadas con el envejecimiento. Se concluye que hay una correlación positiva entre los telómeros sanos y el incremento de los años vividos. De modo que podríamos decir que el yoga contribuye a la prevención de enfermedades neurodegenerativas y a la salud general de las personas. Un estudio concluye que hacer yoga 15 minutos al día ya es suficiente para producir estos cambios en el cerebro y las neuronas.



Mi experiencia personal es que, por supuesto, el yoga no puede suplir la terapia psicológica y no podemos tirar de él como único medio para llegar al bienestar emocional, pero desde luego que es una práctica que puede resultar una herramienta de gran ayuda. Además de todos los beneficios que se exponen anteriormente, el yoga ayuda a focalizarte en un objetivo diario, a agradecer aquellas cosas que tenemos en nuestro día a día, a activarnos física y mentalmente para afrontar aquello que nos viene y a aceptar aquellas cosas que no puedo cambiar.


¡Os invitamos a probar esta práctica y añadirla a vuestra rutina diaria!


Namasté

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo